El ser y su conexión con lo natural

Para todos lo natural sería que fuéramos felices, que nos sintiéramos amados, tranquilos, que disfrutáramos de nuestra vida y que viviéramos en paz. 

Lo natural en nosotros sería que estuviéramos sanos, viviéramos muchísimos años más con una sólida salud hasta el final de nuestras vidas. Qué nuestro proceso de envejecimiento suceda de una manera agradable y que si vamos a morir que sea naturalmente, sin dolor. 

Natural sería que tuviéramos todo lo que necesitamos, lo que deseamos. Que las relaciones de parejas, de amigos, de familia, de negocios fueran fáciles y llevaderas a nuestro gusto.  

¿Qué no es natural para nosotros?  

Lo que no es natural es que experimentemos y acumulemos tanto sufrimiento a lo largo de nuestras vidas. Que guardemos tanto rencor, ira, rabia, desconfianza o tanta tristeza en nuestros cuerpos.  

No es natural que vivamos preocupados, angustiados por nuestra seguridad, por nuestro entorno, por lo rápido que va la globalización sin poder aprovechar ni triunfar. No es natural vivir en desgracias, pobrezas y esclavizados por las decisiones de muchos con poder. 

Que aceptemos las enfermedades como lo normal, como algo habitual que le puede pasar a cualquiera. Especialmente a partir de cierta edad, las personas ya tienen asumido que van a enfermar.  

No es natural que se permita, en tantos lugares del mundo beber agua contaminada con metales pesados y basura, que a la larga intoxican, nos enferman y nos matan lentamente.  

No es natural que se haya dado tanto poder a determinadas empresas farmacéuticas, que hacen negocios con las vacunas y con la adicción a los medicamentos, jugando con la necesidad de los ciudadanos.  

También entendemos que es normal que haya personas que enferman con facilidad si su alimentación se basa principalmente en alimentos procesados y prácticamente no toman productos naturales, frutas, verduras, hierbas y frutos silvestres frescos y especies naturales.  

Por lo que es normal que enfermen si no hacen ejercicios físicos a diario, si no saben respirar correctamente, si no descansan lo que necesitan, si llevan un ritmo estresante de vida y no saben relajarse o desconectarse, si no hacen alguna limpieza depurativa de vez en cuando, para purificar su organismo.  

Todo cambia cuando se tiene claridad…  

Si todo cambia cuando se tiene claridad acerca de lo que te hace bien y de lo que no, de lo que es bueno para tu cuerpo y lo que no.  

Será muy diferente el día en que las personas sepan que los medicamentos más potentes que tenemos son las frutas, las verduras, las hierbas, las especies y productos silvestres. Que los alimentos naturales tienen una gran lección emocional que darnos. Y que en muchos casos tenemos el poder de curarnos cuando reaccionamos a tiempo y damos a nuestro cuerpo lo que realmente necesita. 

Entendamos que la salud y la felicidad son nuestro estado natural. 

Somos seres muy poderosos, con grandes dones, habilidades y capacidades, pero mientras permanecemos dormidos en la ignorancia, sufrimos física, mental, emocional y espiritualmente.  Solemos estar en muchos casos gobernados por una mente tan condicionada que nos hace sentir impostores, inseguros y no nos permite recordar realmente quienes somos, lo que queremos o lo que nos hace bien.

Cada vez somos más los que estamos despertando…  

Lo que podemos rescatar de toda esta reflexiva información es que cada vez somos más los que estamos despertando en estos tiempos tan complejos y recordando quienes somos y el poder que se nos ha dado en este mundo, aprendiendo a cultivar nuestra mente, a relajarla y a vivir un poco más desde el corazón; en definitiva, aprendiendo amar.  

La vibración de todo el universo es cada vez es más fuerte y dinámica, por eso, cada vez es más fácil despertar, recordar, ser conscientes, reconectar con el amor, con la paz, con la alegría, con el placer, y disfrutar de la vida que merecemos, ya que todo se puede ir en un abrir y cerrar de ojos.  

Después de siglos sumidos en la ignorancia, en la inconciencia, es hora de salir adelante, de dar ese paso para mejorar como seres humanos, reevaluar nuestros hábitos y adoptar nuevos por y para nuestra propia felicidad, salud y amor. Estamos ya en ello, lo estamos viendo, viviendo, experimentando cada vez más.

No sé cómo van a ser los próximos días, meses y años; 2020 fue atropellado, el 2021 está comenzando y ya va medio atrofiado, pero intuyo que vamos a ver grandes cambios naturales, vamos a ser testigos de situaciones magníficas y otras no tanto, pero a pesar de todo lo que pase, despertarse, liberarse de los condicionamientos, de brillar y disfrutar plenamente de la vida depende nada más que de ti.

Fuente de inspiración para este texto: “Naciste para disfrutar” Sexualidad, espiritualidad y relaciones conscientes. De Rut Nieves.  ¡Recomendado! 
Ilustración: Helena Pérez García. Artista Española | @helena.perezgarcia 

Impactos: 33

Comparte

Escrito por

Kairy De Vasconcelos

Politóloga y Copywriter. CEO fundador de Libertate. Frenética de los viajes y de cualquier rincón en el mundo. @Kaikaydv