"Shoshin" Usar la mente de Principiante para ser más feliz.

“Shoshin” es la palabra que nos hace reflexionar sobre las posibilidades que nos ofrece el mundo si lo abordamos con una “mente de principiante”, vivir en un constante aprendizaje para ser más felices. 

Del japonés zen shoshin se traduce como “mente de principiante”

Se refiere a una paradoja:

“Cuanto más sepa sobre un tema, más probabilidades tendrá de cerrar su mente para seguir aprendiendo” Como dijo el monje Zen Shunryu Suzuki en su libro Zen Mind, Beginner’s Mind (1970): “En la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay pocas”. 

 

Ninguno de nosotros somos máquinas que pueden acaparar todo el conocimiento del planeta, de hecho, el Shoshin no solo nos enseña que no lo somos sino que no invita a no serlo. Cuando eres un verdadero principiante, tu mente está vacía y abierta. Está dispuesta a aprender y considerar toda la información que le ofreces, como un niño que descubre algo por primera vez, haciéndonos más receptivos.

No se trata tampoco de ser ingenuo, sino de ser más curioso. 

 Cuando miras el mundo con ganas de aprender tus sentidos se activan, te vuelves más observador, escuchas de manera asertiva, buscas entender o darle la vuelta a lo que se te plantea y te postulas con una predisposición que no solo atrae sino que se valora para cualquier trabajo o tarea. Además, los budistas aseguran que se vive mejor y más tranquilo, ya que es más enriquecedor la experiencia de estar siempre abierto al conocimiento. 

Tener una mente de principiante significa practicar cada día como si fuera la primera vez. Con el entusiasmo del comienzo, con las ganas de descubrir nuevas cosas, teniendo todo por saber. Recordemos que todos (la mayoría) somos algo tontos, pero si tienes el privilegio de saber eso, puedes empezar a dejar de lado tus ideas preconcebidas y afrontar la vida con la mente de un principiante, una mente abierta que se le presentan muchas posibilidades.

Podemos empezar aplicarlo desde ahora, seguramente nos ayudará a calmarnos un poco más.

Te recomendamos leer: “Nuestro idioma puede influir en como percibimos el mundo”. 

Impactos: 83

Comparte

Escrito por

Kairy De Vasconcelos

Politóloga y Copywriter. CEO fundador de Libertate. Frenética de los viajes y de cualquier rincón en el mundo. @Kaikaydv