La peste negra, la plaga que diezmó Europa.

No es para menos, un nuevo brote en Mongolia hace temer el regreso de la peste negra, la enfermedad que devastó al mundo en la Edad Media.

Desatando una preocupación sanitaria alrededor del mundo, autoridades de Mongolia Interior, región autónoma de China, emitieron una alerta máxima luego de que un hospital reportó un caso sospechoso de peste bubónica por el consumo de carne de marmota. 

¿Qué es la peste? 

La peste es la enfermedad que causó la pandemia de la «peste negra», una de las bacterias más mortales de la historia que en la Edad Media dejó unos 50 millones de muertos en Europa. Es una enfermedad altamente infecciosa y a menudo letal provocada por la bacteria “Yersinia petis”. Esta suele encontrarse en pequeños mamíferos y en las pulgas que los parasitan «las pulgas de las ratas» , causando hinchazón de los nodos linfáticos y manchas negras en la piel, lo que debe su nombre. 

Por desgracia, la peste está presente en todos los continente, excepto Oceanía. Es una enfermedad endémica en países como Mongolia, pero también en la República Democrática del Congo, Perú y Madagascar, siendo este último donde se notifican casos casi todos los años entre septiembre y abril, así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Hay dos tipos de esta enfermedad: la peste bubónica y la peste neumónica o pulmonar”. La primera se caracteriza porque los ganglios linfáticos se inflaman y son dolorosos. Según avanza la enfermedad, los bubones se abren y se forman llagas. En este caso es difícil que se transmita entre personas, pero puede evolucionar y diseminarse a los pulmones causando una forma más grave de la enfermedad, según la OMS. 

Y en el caso de la peste neumónica, la más agresiva entre las dos, puede incubarse en tan solo 24 horas y se puede transmitir la enfermedad a otras personas a través de gotículas respiratorias.  Al igual que la COVID-19,  también, con “contacto directo con líquidos corporales infectados o materiales contaminados”, añade la OMS. 

2020 está siendo una sorpresa detrás de otra…

La advertencia ante este nuevo brote fue realizada por la Comisión de salud de la ciudad de Bayannur, decretando cuarentena la región occidental cerca de la frontera con Rusia e indicando la prohibición  de la caza y el consumo de animales que podrían transmitir la plaga, sobre todo las marmotas y piden a los residentes reportar cualquier caso sospechoso de peste o de fiebres sin razones clases, ha informado The Moscow Times.

No hay que acelerarse… 

 A pesar de que la peste negra no ha desaparecido como muchos pensábamos, por suerte ahora puede tratarse fácilmente con antibióticos y la aplicación de las precauciones habituales para evitar la infección, por lo que las personas infectados tienen más posibilidades de sobrevivir. 
De igual forma nos causa terror y angustia saber que mientras seguimos con el COVID-19, que bastante nos ha frustrado, hay muchas otras posibilidades de que peores cosas se están preparando para hacer de nuestro año un gran desafío. Esperamos ver la luz al final del túnel muy pronto. 

Te recomendamos leer también: Política y Economía post Covid-19

Impactos: 58

Comparte

Escrito por

Kairy De Vasconcelos

Politóloga y Copywriter. CEO fundador de Libertate. Frenética de los viajes y de cualquier rincón en el mundo. @Kaikaydv